jueves, 11 de junio de 2015

Provocando al futuro

Dado que por si misma parece que no aparecía, no pudo menos que comprar los zapatitos de cristal que encontró en el escaparate de la esquina.

1 comentario:

  1. A veces hay que darle un pequeño empujón al Destino.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar