domingo, 28 de febrero de 2010

Siesta.

El séptimo día descanso.
Tan cansado estaba de crear el mundo que todavía no se ha levantado de la siesta.

sábado, 27 de febrero de 2010

Leer.

He vuelo a leer en voz alta. A descubrir el valor de las palabras. Es la misma voz, es el mismo texto, pero suena tan distinto.

viernes, 26 de febrero de 2010

Amigos.

Acabo de enviar un correo a todos mis amigos. Reconozco que cada vez termino antes. Quizá sea que hay menos direcciones. Quizá sea que hay menos que decir. Pero cada vez tengo más tiempo para mí.

jueves, 25 de febrero de 2010

Has llegado.

Aunque muchos caminos lleven al mismo sitio, ¿de verdad crees qué da igual el camino?.

¿Acaso no tiene más valor cuando una persona te invita a su casa que cuando simplemente coincidió que entraste a robar?

miércoles, 24 de febrero de 2010

martes, 23 de febrero de 2010

Caminando

He ido por el camino de siempre.
He andado el mismo tiempo.
He pasado por los mismos sitios,
pero he llegado a otra vida.

lunes, 22 de febrero de 2010

Final

Me he dado cuenta de que si un día me muero o simplemente me canso de escribir en este blog, no me habré despedido de mis supuestos lectores.

Así que he decidido crear ya la entrada final de mi blog. De esta forma, el día que no actualice el mismo quien quiera podra encontrarla y ver mi despedida.

Puede parecer una tontería, pero me sería de mala educación no decirles a ustedes ADIOS.

domingo, 21 de febrero de 2010

De camino

Espero un autobús que me lleve de camino a tu casa. Pero por más que miró el mapa de los servicios no encuentro la parada de tus ojos.

sábado, 20 de febrero de 2010

viernes, 19 de febrero de 2010

Programar la vida

Ojala la vida nunca sea programable, como si lo son las entradas al blog que permiten que la vida continué a pesar de las enfermedades y ausencias.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Vidas cotidianas

Nos desposamos para estar juntos:
en la salud y en la enfermedad,
en la pobreza y la riqueza.
Pero también:
a la hora de recoger el baño y fregar los platos,
planchar y poner la lavadora;
coser un botón y cambiar un pañal;
y sobretodo para decir "Gracias" y "Buenos días".

lunes, 15 de febrero de 2010

SIGUIENDO CON EL NUEVO AÑO

Todos los unos de enero varios millones de seres humanos deciden -a veces decidimos- comprometerse con ellos mismos y su sociedad a cumplir los buenos propósitos correspondientes.

Pero este año he decidido invertir el proceso y con cada nuevo propósito comenzará un nuevo año. A partir de ahora mi vida personal no se guiará por lo el calendario Azteca ni el Juliano ni el Chino. Desde hoy, vivo en el año del buen propósito uno: seguir descubriéndome en tus ojos cada día.